Exposición del Artista Soledad Franco

Un día, recorriendo las orillas de un río, ella encontró unas maderas que le hicieron pensar…que detrás de sus ramas resecas alguna vez por sus venas había circulado la savia que vistió sus formas de vistosas hojas.

Savia que modeló su materia hasta convertirlas en sugerentes formas listas para ser embellecidas.

Formas que en su día el agua cinceló por dentro y por fuera…y el mismo agua que las engendró…selló también su muerte.

Ahora sus esqueletos muertos conservan aquellas huellas…
Huellas imborrables que le sugirieron la continuación de un trabajo que la naturaleza comenzó y que la artista modestamente intenta imitar con el suyo.

Cuando recorran la exposición, presten atención, porque aún se pueden oir los ecos del agua que alguna vez discurrió por ellas.
Continue reading